El modo de vida campesindio ñhöñhö: de mitos temporales, espaciales, monetarios, técnicos y autogestivos

Lecciones aprendidas de un proceso de intervención para el establecimiento de huertos familiares de traspatio en la Delegación ñhöñhö de San Ildefonso Tultepec, en Amealco de Bonfil, Querétaro

Si me pongo a deshierbar el huerto,

¿a qué hora hago las tortillas?

 

Antecedentes

En mayo de 2014, a iniciativa de la Unión de Cooperativas Ñhoñho de San Ildefonso A.C. y con fondos donados por una institución extranjera, se convoca a 24 familias ñhöñhö de diversos barrios de San Ildefonso Tultepec para conformar una Red de Producción Doméstica de hortalizas y huevo de mesa para el autoconsumo en la mayoría de las localidades o barrios de esta Delegación del municipio de Amealco de Bonfil.

Localidades de San Ildefonso Tultepec - 5 copia
Barrio La Piní (arriba del río)

Para junio de ese mismo año se desarrollaron las capacitaciones correspondientes para el manejo técnico y para agosto se distribuyó el material para el establecimiento de los huertos y gallineros, esto es, un bieldo, un juego de herramientas de jardinería, semillas de zanahoria, cebolla, lechuga, acelga, cilantro, betabel y otras, siete polines de 4¨, una tarima como puerta, cuatro costales de composta y seis metros de malla gallinera para circular el huerto; y para el gallinero se otorgaron cinco gallinas, un gallo, un bebedero, un comedero, seis metros de malla gallinera, cuatro polines de 4”, una tarima como puerta, un polín de 2¨ como perchero para dormitorio de las gallinas y cinco láminas de cartón para techar el gallinero.

Una vez instalados el huerto y el gallinero en los traspatios de las 18 familias ñhöñhö que al final aceptaron participar y que tomaron todas las capacitaciones, se tuvieron algunas visitas por parte del equipo coordinador para sugerir la locación del gallinero y del huerto, y posteriormente para corroborar el establecimiento de ambas instalaciones y ofrecer alguna recomendación técnica, cuando fue necesario.

IMG_8929 copia
Barrio El Saucito

A un año de tal emprendimiento, se visitó el 8 y 9 de septiembre los establecimientos productivos localizados en esta delegación de Amealco de Bonfil para dar seguimiento al estado en que actualmente se encuentran y para conocer la experiencia que estas familias han tenido a raíz de los mismos.

Constataciones

En términos generales podemos considerar que la iniciativa es exitosa en muchos sentidos, para quienes tomaron la iniciativa de este proyecto comunitario, para el equipo coordinador, para las familias ñhöñhö y para mí, que me permiten echar una mirada en un proceso comunitario tan valioso.

En todos los casos, existe la infraestructura y tienen o algunas gallinas y/o algunas plantas comestibles en el huerto, y además las personas que nos recibieron nos hablaron muy bien de la experiencia y también expresaron las limitaciones para continuar o crecer el huerto y su gallinero.

IMG_8797 copia
Barrio de Mesillas

A continuación, me esfuerzo en subrayar las limitaciones generalizadas que se presentaron en el desarrollo de cada iniciativa con la esperanza de que aprendamos todos de ello y que nos brinde un vistazo a la comprensión de cómo se configuran los modos de vida ñhöñhö en San Ildefonso Tultepec y que cada quien estime las similitudes con sus regiones propias de trabajo.

  1. Ingresos monetarios: relevancia del ahorro en el huerto

Los que tienen ingresos monetarios, por su venta de fuerza de trabajo o comercio, o inclusive originados en otra actividad agropecuaria, dejan de lado la inversión de tiempo y esfuerzo en su huerto porque el ahorro resultante del autoconsumo no compensa los ingresos que ciertamente obtendrán derivados de las primeras actividades productivas.

IMG_8833 copia
Barrio La Piní (cerca del río)
  1. Ubicación del huerto

Quienes localizaron su huerto en áreas más convenientes, por ser suelo plano, por disponibilidad de espacio, por suministro de agua, pero los situaron lejos de la vivienda, resulta en implicaciones de “tener que ir” al huerto a trabajar en él y es percibido como una faena adicional a las que realizan cotidianamente.

Contrario el caso de quienes ubicaron su huerto dentro de su traspatio, adjunto a la vivienda, al que le invierten tiempo de forma cotidiana a lo largo del día y mientras realizan otras actividades compatibles.

  1. Disponibilidad de agua

La disponibilidad de agua es un factor fundamental para el éxito del huerto familiar, como es de esperarse. Sin embargo, el exceso de agua por escorrentías y densas precipitaciones también puede ser un problema si no es previsto.

IMG_8822 copia
Barrio de Mesillas

La estimación de la cantidad de agua disponible y la necesaria para los cultivos es variable según el tipo de suelo, la pendiente, el cultivo y la época del año; y estos son factores relevantes a ser considerados.

  1. Manejo de suelo y compostas

Si bien existe un conocimiento respecto de los suelos, sus potencialidades y los problemas que puedan presentar en las parcelas con cultivos de maíz; la producción y manejo de compostas es una técnica desconocida cuando de hortalizas se trata.

La aplicación directa de excretas resultó en raíces “quemadas”, pero también arrojar directamente desechos orgánicos, resultó en convertir el huerto en un basurero susceptible de ser atacado por plagas como roedores, gusanos y moscas.

IMG_8785 copia
En Santa Clara, barrio de Mesillas
  1. Rotación de cultivos

Ciertas hortalizas suelen producir verduras casi permanentemente, como las matas de chile y las acelgas, otras producen semilla que con mayor o menor esfuerzo pueden ser cosechadas.

En cualquier caso, la inexperiencia en el cultivo de hortalizas condujo a la pérdida de semilla y a un sobrecrecimiento de matas; en definitiva, no hay una técnica de rotación de cultivos y de su asociación e integración dentro del huerto para evitar el empobrecimiento del suelo y fomentar su fertilidad.

  1. Disponibilidad de semilla

En varios casos existe un desconocimiento de cómo manejar la semilla de las hortalizas, es decir, los tiempos de semillación y madurez, las formas de conservarla y la determinación de su calidad; cosa ampliamente dominada en el caso del maíz criollo.

Sin embargo, y a partir de la observación de la planta, para algunas hortalizas cuya fenología es muy evidente, sí se logró reconocer su periodo de semillación y su maduración, no así para esas otras hortalizas cuyas semillas son menos obvias y conocidas.

IMG_8907 copia
Barrio El Rincón
  1. Apropiación del proyecto: iniciativa y pasiva

Para el caso de las gallinas y de los huertos, encontramos que toda la infraestructura permanece más o menos del mismo tamaño, es decir, que no hubo ampliación alguna.

Sólo en el caso de un huerto, se encontró que se mantiene cultivado y produciendo hortalizas; aunque la dueña expresó que esperaba algún apoyo para ampliarlo.

Excepto en el caso de las gallinas que resultó en extremos, o murieron todas las gallinas o las gallinas se “echaron” y se reprodujeron.

En todos los casos, dado que estos huertos son una iniciativa exógena a las familias ñhöñhö, es notable que la mayoría están esperando que les digan “qué sigue”.

Localidades de San Ildefonso Tultepec - 2 copia
Barrio San Pablo

Finalmente, por las distancias de los domicilios entre una familia y otra, se dificulta la posibilidad de intercambiar semilla, aprendizajes y coordinar la producción de sus huertos, empero en los meses subsiguientes tampoco hubo mayor interés que se tradujera en una movilización autogestiva para dinamizar la red.

  1. Gallinas criollas vs. gallinas de postura

En la mayoría de los casos las gallinas de postura pudieron sobrevivir, y produjeron huevo de manera muy superior que las gallinas criollas. Al paso de algunos meses, también en su mayoría, murieron de alguna enfermedad.

En los casos en donde las familias ya tenían gallinas criollas o estas suelen “pastorear” libremente por el traspatio y por las parcelas con maíz, la mortandad de las gallinas de postura fue absoluta.

IMG_8872 copia
Barrio Tenazdá

En donde no habían gallinas criollas o las gallinas de postura se han mantenido encerradas en el corral, ha habido menos muertes.

Suponemos que la fragilidad unas y la resistencia de otras, es contrastante así como su productividad; lo que redunda en una valoración diferenciada entre la conveniencia de unas y otras.

  1. Manejo de plagas

Las dueñas de los huertos y gallineros, de forma reiterativa, dejaron ver que no conocían ciertas plagas –caracoles, chapulines, gusanos, mosquitas, cochinillas, etc.- dado que están familiarizados con las propias del maíz y no de las hortalizas ni enfermedades de las gallinas.

  1. Proceso de género

En todos los casos, nos recibieron las señoras amas de casa, excepto uno, a pesar de ser un proyecto sin perspectiva de género.

Durante las charlas y encuentros fue evidente que las señoras de cada casa son las responsables de los huertos y los gallineros, y los señores e hijos colaboraron durante las tareas de manera marginal o puntual; salvo algunas excepciones en las que los hombres, padres e hijos varones, colaboraron en las actividades del huerto y de las gallinas.

IMG_8905 copia
Barrio El Rincón

Inferencias para un promotor del desarrollo

A partir de las experiencias anteriores, se me ocurren cinco inferencias derivadas de este proceso y que pueden ser útiles para los promotores del desarrollo, tengan el título universitario que sea pero que se ganan las tortillas al lado de los trabajadores del campo.

Gestión del espacio: ahí no hay nada

Ampliamente difundida entre los equipos técnicos y promotores del desarrollo actuales es la idea de que en las unidades de producción campesinas, salvo los monocultivos y otras monoproducciones, no tienen nada excepto hierbas que pueden ser prescindibles para que en su lugar se establezcan giros productivos…rentables.

Localidades de San Ildefonso Tultepec - 4 copia

Nada más lejano a la realidad. Las familias ñhöñhö en San Ildefonso, en sus traspatios, tienen toda clase de plantas y animales que les son esenciales en sentido productivo-alimentario, ornamentales-visuales o identitario-subjetivos.

Así, establecer un proyecto alimentario de autoconsumo en una ubicación distinta al traspatio queda inmediatamente identificado, espacialmente, como una tarea o faena productiva adicional y externa a la propia de subsistencia-doméstica.

Administración del tiempo: ahí no hacen nada

Las iniciativas que han buscado aportar en el sentido de la producción agroalimentaria de las comunidades en situación de pobreza extrema y alta marginación han tenido resultados muy diversos, es icónico el caso del PESA de la FAO.

Los casos de éxito del PESA que conozco en Chiapas y Oaxaca con frecuencia están vinculados a la presencia continua de la Agencia –equipo externo de promotores- y a la continua inyección de recursos.

Sin embargo, en la gran mayoría de los proyectos de intervención se parte del supuesto que las familias rurales con un modo de vida campesino tienen tiempo de sobra y que la producción para el autoconsumo podrá venir a resolver un superávit de tiempo que es desperdiciado.

IMG_8886 copia
Barrio San Ildefonso Centro por Loma de San Blas

Ante la carencia de un empleo formal y dada la lógica del ciclo productivo maicero vinculado al temporal de lluvias, que supone ociosidad de diciembre a marzo, la falta de un salario mensual explicaría la imposibilidad comprar alimentos en calidad y cantidad necesaria.

Por eso, se antoja conveniente a las mentes modernas un establecimiento agroproductivo, de autoconsumo y con excedentes “sería mejor”, pues en varios meses, dicen, no hacen nada.

En realidad, las familias campesindias ñhöñhö tienen una estructuración de su tiempo que va más allá del tiempo completo, con jornadas laborales y de quehaceres domésticos -donde se intercalan ocio y oficios- que inician al amanecer y terminan entrada la noche, aprovechando la energía eléctrica cada vez más disponible.

IMG_1989
Barrio San Ildefonso centro por Loma de los Blases

Un establecimiento productivo, de lo que sea, deberá considerar la administración del tiempo familiar en las tareas que ya le son esenciales para su alimentación básica, para su identidad, para su modo de vida en general.

Cálculo del ingreso/consumo: ahí no producen nada

Vinculado con el mito anterior, está el que supone una tendencia permanente al déficit agroalimentario que se complementa con la noción de los bajos rendimientos por unidad de superficie.

Ante lo anterior, es obvio que un proyecto productivo que ofrezca mejores rendimientos –gallinas de postura vs. gallinas criollas- tendría que ser atractivo en sí mismo.

IMG_8753 copia
Barrio de Yospí

Sin embargo, la familia ñhöñhö siempre sabe con precisión –pero expresa con vaguedad- su balance entre lo que produce y lo que consume, entre lo que gana y lo que necesita para sobrevivir.

Aunque con limitaciones, en cantidad y calidad, usualmente encuentra la forma de mantener ese balance en saldo positivo. De hecho, los huertos familiares y las gallinas supusieron más trabajo y esfuerzo para mantenerlos funcionando como proyecto que el beneficio que les reportaron en el contexto de toda su actividad productiva para su sobrevivencia.

El asunto está relacionado con la compatibilidad, espacial y temporal, de tareas o fanenas existentes que ya les dan para vivir y esas otras novedades que podrían darles de comer, a cambio de esos recursos limitados que son la tierra y el tiempo.

Apropiación del emprendimiento: ahí no gestionan nada

Es cierto que en la mayoría de las experiencias de huertos y gallineros en San Ildefonso Tultepec, el seguimiento y necesidad de asesoría fue esperado pasivamente a que el equipo coordinador lo propusiera.

¿Será que las familias relegaron cualquier posibilidad de autogestión por considerarlos –huertos y gallineros- iniciativas externas?

IMG_8838 copia
Barrio La Piní (cerca del río)

Sin duda, las familias han sido capaces de autogestionarse un modo de vida vinculado a sus tradiciones ñhöñhö y como trabajadores del campo, estructurarse un marco de vida con tiempos bien apretados y de diseñarse una espacialidad conveniente a sus potencialidades y necesidades. ¿Por qué no hicieron lo mismo con estos huertos y gallineros? ¿Por qué no lo consideraron dentro de su planeación como hacen con lo propio?

Desarrollo técnico y aprendizaje: ahí no saben nada

Los procesos de aprendizaje, anclados en el pensamiento positivo y bancario, suponen que sesiones conceptuales y otras prácticas habría de ser suficiente para consolidar el proceso de aprendizaje: ese que dice que lo que bien se aprende nunca se olvida.

La vinculación entre saberes propios y nuevos conocimientos no es la fortaleza de los promotores técnicos especialistas. Además, talleres y cursos técnicos suponen el desconocimiento e ignorancia de los asistentes….de lo contrario no tomarían un curso!

Localidades de San Ildefonso Tultepec - 3 copia

Lejos del saber técnico que da razón de todo, siempre y en cualquier momento, las familias ñhöñhö muestran que en este primer año de experiencias, por cuenta propia, han logrado ir aprendiendo “en el surco”, en la práctica, lo que funciona y lo que no, lo que hay que aprender y en lo que hay que tener cuidado. Un proceso de aprendizaje que es un conocer-hacer-conocer, es decir, un saber para la práctica.

Conclusiones

El proyecto comunitario para coadyuvar al sistema agroalimentario de las familias ñhöñhö en San Ildefonso Tultepec, ahora sí, iniciará con una próxima sesión de intercambio de experiencias entre ellos mismos. De los acuerdos y estrategias conjuntas que definan entre ellos, seguramente, la red doméstica para el autoconsumo tomará rumbo cierto, de su experiencia y gran capacidad de autogestión.

Localidades de San Ildefonso Tultepec - 1 copia
Camino a Tenazdá

__________________________

Todas las imágenes de esta entrada son propiedad de Manuel A. Espinosa S. y queda prohibido su uso para fines editoriales y comerciales sin autorización expresa por escrito.

Anuncios

2 thoughts on “El modo de vida campesindio ñhöñhö: de mitos temporales, espaciales, monetarios, técnicos y autogestivos

  1. ecohumano

    La basta extensión del territorio y la separación entre los barrios como entre las casas contribuye a dificultar la reunión de gentes para intercambio de semillas y compartimientos de Prácticas.

    El conocer/hacer/conocer es clave para cualquier ferocidad en el aprendizaje en cualquier terreno en sitios como San Ildefonso y tiempos pasados de intervenciones y extensionismos parecieran no haber transitado lo suficiente por ese enfoque, al menos no de manera estratégica y consciente.

    Gracias por la reseña y las buenas fotos de paso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s